> > > > > > > > > > > > > > > > > >

Me transportaban fuera de mi cuarto

12 diciembre, 2014

Me crié junto a un señor lector, que llamó padre.
Desde que aprendí a conjugar la M con la A para decir Ma, 
me inculco el valor de las palabras. 
Un cuento siempre fantasioso pedía como ultimo deseo, 
antes de decir Buenas Noches.

Cuando cumplí ocho años,me di cuenta que cierta cosas 
que pasaban en mi casa no eran agradables para un infante.
Por aquel entonces, había descubierto infinidad de maravillosos libros,
que con sus relatos me transportaban fuera de mi cuarto.
Mi promedio académico fue más que sobresaliente,
sin embargo, como una liberación, pase muchas horas en la biblioteca leyendo 
Julio Verne, Tolkien, Homero, Voltaire, Kipling,
Victor Hugo, Arthur Conan Doyle, Keats.

Tenia entonces doce años y estaba un poco perdida.
Lo que nunca perdí,fue mi amor a la lectura,
lo que si perdí fue la confianza y la fe familiar, 
así que me refugie detrás de una coraza.

Todo este tiempo, he estado acompañada de la lectura,
he leído todo lo que quiero y cuando quiero.
Y aún despues que se han alineado las cosas, 
de que me he reconciliado con mi pasado y pase de página, 
no he dejado atrás los libros. 

Lo que quiero decir es que los libros me ayudaron,
a dar un poco de sentido a este mundo caótico.
A comprender que no sirve de nada dejarse llevar por el miedo.
Puesto que, tarde o temprano, leeré la última palabra y será FIN.
subir imagenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Anímate a comentar!Me encantaría saber tu opinión sobre este post.
No se permiten mensajes que falten al respeto, el spam está permitido siempre y cuando también opinen sobre la entrada, de lo contrario serán eliminados.
Si me sigues, sigo devuelta.
Siempre devuelvo los comentarios